domingo, 28 de agosto de 2011

El reflejo de una estrella 8 ; FIN


Cuando divisé la gran mansión, dejé atado a Dawn y me dirigí hacía allí. Cuando entre me quede alucinada, era una gran mansión muy bien decorada. Había muchísima gente. Muchas muchachas hermosas y hombres muy guapos también. Había gente bailando, pero hubo un momento en el que mire hacia arriba y vi un hombre con un antifaz, de pelo castaño y sus ojos aquellos ojos me sonaban, si, eran color plata. Esos ojos nada más que los logré ver una vez.
¿Sería el?
Deslicé mi abanico tapándome la boca, entonces el bajo y las mujeres le miraban y admiraban, yo me quedé mirándole mientras se acercaba a mí.
-.¿Señorita me concederíais este baile?
Asentí, hacia tanto tiempo, no sabia se era el, pero si no lo era se le parecía.
Comenzamos a bailar en medio de la pista. Y todo el mundo nos observaba.
-Milady, ¿La conozco?
Me encogí de hombros y sonreí.
-Mi nombre es Alexander Burwell, ¿ y el vuestro?, quiero pensar que os llamáis Diane Mackinnon. Sé que os llamáis así, aunque quiero hacerme el interesante.- Sonrió con aquella sonrisa que recordaba antaño. Entonces le devolví la sonrisa y coloque mi boca sobre la suya, ese beso tan esperado, y esos labios me reconocieron al instante, tan apasionados y dulces al mismo tiempo.
-Milord, espero que no se separe nunca más de mí. No lo soportaría.
-Milady eso no pasará nunca, porque desde este mismo instante quedáis comprometida conmigo. Y si algo nos separase, que sea la muerte.
No pude contener las lágrimas, aquella persona que tanto ansié y tanto esperé, con la que pase todas aquellas cosas que solo ocurren por primera vez y que ahora serán para siempre, esa era la persona que mas amaba en el mundo, con la que quería pasar toda mi vida.
-Te amo, Alexander.
-Yo también te amo, Diane.-Nos besamos y con ese beso finalizamos el baile y todo aquello que nos rodeaba desapareció, nada mas que existíamos nosotros, el y yo, juntos salimos hacia un gran balcón y mientras el me abrazaba por detrás yo obvservaba el cielo, en el que destacaba una estrella, pensé en mi madre y en lo que le hubiese gustado verme así. Ahora mientras miraba aquella estrella pensaba en el futuro que me deparaba al lado de aquella persona que tanto amaba. Con la que pasaría el resto de mi vida. Con la que pasaría el resto de la eternidad.

6 comentarios:

  1. ¡Oh, qué bonito! Me ha encantado la historia. ¿Vas a subir más de otras historias? Si es así házmelo saber por tuenti (soy Mi vida en Manhattan)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Pues quiero hacer una nueva historia :)
    Pero necesito ideas. Y ahora mismo no tengo nada en mente :(
    Me alegro mucho de que te haya gustado^^
    ¡UN BESO!
    ¡Ah!, y gracias por seguirme :)

    ResponderEliminar
  3. Me acabo de fastidiar toda la historia con tal de leer la hermosura de tus palabras XDDD
    Me encantó. Si tengo tiempo me leeré los demás capítulos. ¡Sigue así!


    http://tentacionessky.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. No he tenido tiempo de leer todos los capítulos pero con este, me es suficiente para saber que escribes fenomenal.
    Ya te sigo :) . Pásate por el mío :http://www.quemeedices.blogspot.com/

    Besos~

    ResponderEliminar
  5. Me a encantado, pero tienes que fijarte mas en las palabras, hay veces que te equivocas al escribir alguna palabra/frase. (Pones vocales que no son correctas).
    Espero que no te sepa mal, me a gustado mucho, pero estaría mejor si lo hicieras mas largo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Oh dios me ha encantado que preciosidad es.. dios! Me encantaaa!! Te dejo aqui mi historia, espero que te guste Sigue asi :) http://mansiondealmas.blogspot.com/

    ResponderEliminar